Abrazo cicatrizante es prioridad para HC si quiere ganar en abril

249
El “abrazo republicano” en plena ejecución, entre los candidatos a gobernadores de Fuerza Republicana y la dupla presidencial cartista Peña-Alliana, en el local de la junta de gobierno, el lunes 26 de diciembre.

Escribe: Luis Alen.

 

El movimiento Fuerza Republicana de Marito Abdo se alzó con la candidatura a gobernador en 10 departamentos derrotando a Honor Colorado, pero el cartismo ganó a nivel nacional para la presidencia de la República y la titularidad de la junta de Gobierno de la ANR. Esta situación plantea una prioridad vital para Horacio Cartes, debiendo hacer todo lo posible para lograr el “abrazo tipo cicatriz” ya conocido en otros momentos recientes con el objetivo de vencer a la oposición en las generales de abril.

 

 

De los 17 departamentos del país, sin incluir la capital Asunción donde triunfó el cartismo, en 10 de ellos ganó el oficialismo abdista ubicándose en una posición ventajosa para “negociar” con HC, lo que en cierta forma ya comenzó a concretarse con el abrazo para la foto en la junta de gobierno de la ANR, entre los candidatos a gobernador y la dupla candidata a la presidencia de la República, Santiago Peña-Pedro Alliana, éste último el titular colorado hasta tanto asuma Horacio su nuevo puesto tras la proclamación del tribunal electoral partidario.

Los candidatos a gobernador de Fuerza Republicana mantuvieron una reunión previa con Marito en el Palacio de López, dando la impresión que el jefe de Estado dio su aquiescencia para el encuentro posterior en la sede partidaria de la calle 25 de mayo, con lo que se pone de manifiesto que el abdismo prefiere entrar en componendas con el cartismo, toda vez que se produzca después el efecto cicatrizante para evitar mutuamente las “molestosas” investigaciones fiscales de corrupción que luego desembocan en la impunidad judicial más vergonzosa.

Ya la maniobra de olvidar ofensas de campaña tuvo efecto favorable en los comicios municipales de 2021. Ahora la intención es volver a andar el mismo camino.

Es que el horno no está para bollos. El problema es la gobernabilidad de Abdo Benítez hasta el final de su mandato el 15 de agosto, por la evidente hábil manipulación que realiza el cartismo, tanto en las redes sociales como en sus medios de prensa, sobre los grandes temas en discusión como la tarifa de Itaipú y la ayuda europea para la educación, además de otros temas relativos al manejo de fondos de deuda externa durante la pandemia, sin que sobre estos asuntos se escuche mucho a la oposición mientras que los cartistas llevan la voz cantante con el objetivo de centralizar el debate en estas cuestiones para cuando llegue toda la carga de la campaña electoral con vistas a las elecciones.

Es evidente que Cartes lleva las de ganar en un escenario donde pueda echar toda la culpa al gobierno abdista, de tal forma que Santi Peña se erija en una suerte de salvador para la nación en medio del desbarajuste de las cuentas públicas que deja la administración actual, como un presente griego para el nuevo gobierno, sea éste cartista o de la oposición.

HC también tiene varios expedientes de investigación fiscal en el “freezer” para cuando tome sus funciones el 9 de marzo el nuevo fiscal general del Estado, Emiliano Rolón Fernández, en reemplazo de Sandra Quiñónez, que por lo visto ya no moverá un dedo contra el Patrón del Quincho.

En realidad, todo quedará pendiente a la espera del resultado electoral, donde la oposición puede dar el batacazo el 30 de abril, siempre que presente un frente unido bastante aglutinador de las grandes ansias de un cambio en la forma de hacer política en el país.

 

Patria o mafia

A Santi Peña posiblemente le convenía más mantener el discurso que lo situaba como alternativa válida al displicente manejo abdista de los grandes temas nacionales, incluido el de Itaipú, pero con el abrazo cicatrizante deberá bajar evidentemente los decibeles, lo que le pondría en situación de estar cerca de convalidar lo gestionado por Abdo, dando de paso un mayor valor agregado al eslogan de “Patria o Mafia” de Efraín Alegre, el candidato de la Concertación nacional opositora, porque con el pacto cicatriz Marito aparece como un cómplice del Patrón HC y hasta un oportunista de pura cepa, para beneficiarse con la impunidad.

Con el abrazo republicano en ejecución, a priori crecerían las chances opositoras en abril, pero Efraín deberá incorporar además al lema usado como estandarte de la campaña, un programa de gobierno que abarque todas las cuestiones esenciales para asegurar una mejora en el nivel de vida de la población en general, con planes que sean realizables y puedan ser gestionados en el corto plazo dentro de un esquema de financiamiento adecuado, sin afectar el equilibrio macroeconómico.

Facebook Comentarios

Compartir