Aducen que retraso de régimen especial para la frontera sería por resistencia de empresarios de Asunción

248

Tras haber transcurrido ya 6 meses del 2021, los empresarios de Ciudad del Este, demuestran preocupación por el retraso del Gobierno para decidir respecto al régimen especial para la frontera. Aducen que existe un fuerte lobby que viene realizando empresarios de la capital del país que rechazan el proyecto de ley que busca garantizar la competitividad de los comercios que operan en la frontera, de cara al funcionamiento de las tiendas francas en ciudades gemelas brasileñas. Los mismos insisten en una supuesta competencia desleal, pero omiten, deliberadamente, en señalar que las operaciones son para el mercado externo y no interno.

 

El sector empresarial local está molesto con sus pares de la capital y lamentan que con medias verdades su busque satanizar al proyecto de ley que está en estudio en la Cámara de Senadores y que pretende asegurar la competitividad del comercio de frontera. Todo el proyecto fue ideado para el consumo de los turistas extranjeros. Es decir, la mercadería ingresa y sale del país, y no tiene como destino el comercio interno, por lo que sostienen que no se le pueden aplicar impuestos internos.

Gremios de empresarios y comerciantes de Ciudad del Este, Pedro Juan Caballero y Salto del Guairá señalan que la última modificación realizada en el Senado al proyecto de Ley de Régimen Fronterizo permitió contemplar a Asunción como ciudad fronteriza, tras un acuerdo arribado con los representantes de la Cámara Paraguaya de Bebidas Alcohólicas y Alimentos del Paraguay.

Los gremios locales insisten en la necesidad de adoptar medidas concretas, debido a que se corre el riesgo de quedar fuera de órbita y de perder todo el mercado y con ello generar un ejército de nuevos desempleados de alto impacto social y económico, además de significar un duro golpe a las recaudaciones fiscales.

También aclaran que los productos bajo el nuevo régimen solo pueden comprar personas no residentes en el país y están establecidas las sanciones para los comercios que la violen.  Esto implica la incautación de mercadería, la exclusión del sistema, la suspensión aduanera y una denuncia penal.

El proyecto apunta igualmente a resolver una anomalía normativa que permitirá al Estado recaudar más. Es decir, el importador de Asunción tendrá que pagar más, teniendo en cuenta que siempre liquidaron bajo el régimen de turismo, pero vendían al mercado local, ahora con el proyecto de ley, los paraguayos tendrán que pagar el 10% de IVA.

Todo esto no es nuevo, hace años se viene pregonando por un modelo comercial adecuado al turismo de frontera. No se está buscando privilegios, aseguran empresarios y comerciantes de Ciudad del Este, sino que se apunta a ordenar la casa. Alegan que el único tributo que deben pagar es el Impuesto a la Renta Empresarial, contemplado en la legislación vigente.

 

Gobierno desinteresado

El empresario Iván Airaldi, refirió que pese a que ya se está a mitad del año, el equipo económico del Gobierno aún no ha elaborado ningún tipo de estrategia para mejorar la competitividad del sector comercial. Informó que dos veces al mes tienen reuniones con representantes del Gobierno, pero  aún no han tenido resultados. Incluso sospechan que ello sea, solo con la intención de “vencerlos hasta el cansancio”.

Airaldi señaló que, urge una herramienta que impida volver a escenarios de crisis como la del año pasado, cuando se volvieron a abrir los locales comerciales después de la estricta cuarentena.  Remarcó que, requieren una herramienta inmediata para seguir trabajando, precisamente por ello, piden al Gobierno que se amplíe o actualice el régimen de turismo actual, “lo que necesitamos, es que al menos, se quiten los productos que ya no tienen demanda de los turistas, por productos más vendibles”, señaló. 

Airaldi explicó que,  las actualizaciones son muy necesarias además, para poder competir con  comercio de  Brasil que está buscando ser más competitivo en frontera, con las duty free habilitadas. 

 

Referente al proyecto de ley de Régimen de Comercio Fronterizo (RCF), el empresario explicó que aún tiene trabas, que se deberían a una resistencia de los sectores beneficiados con el modelo actual, principalmente, empresarios de la capital, teniendo en cuenta que estos son importadores y representantes de marcas y productos que son vendidos en el microcentro, lo que les posibilita comercializarlos a gran parte de  la frontera, por lo que temen ser perjudicados, señaló.

 

Facebook Comentarios

Compartir