ANR se propone expulsar de sus filas al “traidor” ZI

245
Javier Zacarías Irún, vicepresidente tercero de la ANR.

La traición de Javier Zacarías Irún al Partido Colorado en las elecciones municipales dejó una profunda herida en la dirigencia de la ANR, que tiene en agenda la expulsión del vicepresidente tercero de su junta de gobierno. El titular de la agrupación política,  Pedro Alliana, ya anunció que planteará el tema en el tribunal de conducta, que debe recibir la acusación por escrito.

 

El resultado adverso de los comicios en Ciudad del Este para el diputado Ulises Quintana es atribuido en gran medida a un posteo que realizó ZI en su cuenta de Twitter pocos días antes de los comicios, cuando trató al legislador de la ANR como “el peor candidato de la historia del Partido Colorado”.

Ya se conocía el viejo resquemor existente entre Quintana y Zacarías Irún, desde la época en que éste era el mandamás en la municipalidad de CDE, pero lo que más le habría molestado a Javier es que Ulises finalmente tuvo la bendición de Horacio Cartes con el objetivo de liderar la chapa de Concordia Colorada en las internas del 20 de junio, que triunfó sobre las demás propuestas, lo que permitió al diputado alzarse con la candidatura de la ANR en las elecciones nacionales municipales del pasado 10 de octubre.

Enterado ZI del proyecto existente en la junta de gobierno sobre su expulsión, que también fue respaldada por el vicepresidente primero José Alberto Alderete, el senador y ex intendente de CDE se puso aún mucho más explícito después de negar que haya influido en la victoria de Miguel Prieto, porque al finalizar su contestación lo remató con un rotundo “fuera la narcopolítica”.

Con esta postura, Zacarías Irún delató que no sólo se alejó del cartismo como ya era evidente en las votaciones del Senado, sino su inclinación hacia posiciones mucho más combativas contra HC, como las que también tuvo como consigna principal en su campaña el candidato independiente que ganó la intendencia esteña, Miguel Prieto.

El artículo 8° del Código de Ética de la ANR, inciso e), prevé como una de las causales de expulsión o suspensión que “el afiliado propiciara o apoyara candidaturas diferentes a las oficialmente propiciadas o apoyadas por el Partido Colorado”. En su posteo, está claro que ZI no sólo no apoyó a Quintana sino que incluso lo tildó como “el peor candidato de la historia”. No mencionó su apoyo a Prieto, pero implícitamente estaba favoreciendo a las otras candidaturas contrarias al candidato oficial del Partido Colorado.

Una expulsión de Javier Zacarías Irún no sería un simple trámite en el tribunal de conducta colorado en base a un pedido del presidente Alliana o de otros dirigentes de peso como Alderete, porque afecta a un vicepresidente de la ANR, ya que tendría que ser objeto de un juicio en el tribunal de conducta, que aunque sea abreviado tendrá un impacto mediático evidente, por tratarse del vicepresidente tercero de la nucleación política más importante del país.

Además, el asunto ya apunta a un problema más complejo en la medida en que la extrema sanción contra ZI por su posible “traición” dará una imagen de crisis en la conducción partidaria, cuando igualmente se prepara el inicio de la tan temida interna “salvaje” con miras a las generales de 2023, en que los movimientos olvidarán la “concordia cicatrizante” de los últimos meses para volver a enfrentamientos fuertes entre los líderes partidarios.

Otros referentes de la ANR como Hugo Velázquez están apuntando a realizar un análisis más desapasionado de las causas de la debacle en CDE y en las principales ciudades del Alto Paraná, como forma de reencauzar a la masa colorada del departamento bajo un liderazgo aglutinador, como sería el caso del mismo vicepresidente de la República, con lo cual se nota que el internismo ya aflora con todo en la discusión sobre el destino de ZI.

Resulta evidente que HC ve como su nuevo enemigo en el Alto Paraná a su ex aliado ZI, pero una expulsión lisa y llana de Javier finalmente le podría costar más caro todavía a Horacio, por la razón que Velázquez puede aprovechar esta situación de crisis en la dirigencia para asumir posturas que lo alejen del enfrentamiento ZI-HC, con la intención de aumentar su influencia en el Alto Paraná así como en el resto del país.

Facebook Comentarios

Compartir