EE.UU. envía señal a HC, que se muestra desafiante a “yanquis”

194
Horacio Cartes en el mitin de Ypacaraí, acompañado de sus adherentes, entre ellos Juan Carlos Galaverna, el anfitrión. Estados Unidos le vuelve a enviar un mensaje a HC, esta vez a través de su jefe anticorrupción.

Escribe: Luis Alen.

 

Llegó al país el coordinador global anticorrupción de Estados Unidos, Richard Nephew, con el expreso mensaje del Gobierno norteamericano para Horacio Cartes de que ya no tolera su poder fáctico o paralelo al legal. Así, Washington envía la señal de que apoya una gobernabilidad democrática sin el aura de corrupción e impunidad que siempre rodeó a la política de nuestro país.

 

En una concentración política realizada en Ypacaraí hace pocos días, el cartismo se mostró desafiante contra Estados Unidos, pero su líder HC apareció un tanto tieso e incómodo con el nuevo mote de “papá-guasú” que le otorgó al Patrón el maestro de ceremonia, tras vociferar a todo volumen que “vamos a enseñar a los yanquis quién es el papá guasú en el Paraguay”.

No era para menos, pues al Patrón no le está convenciendo mucho, por lo visto, enfrentarse a la superpotencia cuando están en juego también sus negocios en conjunto, tanto los santos como los no tan santos.

La contienda está lanzada, de todos modos, no sólo porque Estados Unidos es un actor clave tras las bambalinas de la política paraguaya, sino por la evidente intención cartista de poner detrás de sí a todo un país como forma de empoderar a HC frente a los “yanquis”, utilizando las elecciones democráticas para unir su poder fáctico actual con el poder legal a través de la llegada al gobierno de su títere Santi Peña. 

Y sin olvidar que de ganar la titularidad de la ANR, Horacio desempeñaría un papel relevante e influyente en la toma de decisiones que la potencia hegemónica mundial no podría ignorar, más aún en el caso del Paraguay que es considerado un aliado sudamericano de primer nivel.

Es por eso que la presencia aquí del coordinador global anticorrupción de EE.UU., encargado de las sanciones como las que recibieron Cartes y Hugo Velázquez como “significativamente corruptos” el 22 de julio y el 12 de agosto, respectivamente, adquiere especial relevancia cuando la campaña electoral va entrando en su tramo final, para ver quién se candidata para presidir el país a partir de 2023, con el desafío por delante de construir una sociedad distinta donde impone sus reales un gobierno al servicio del pueblo, que priorice que la gente pueda trabajar dentro de la ley y ya no dependiendo de un hombre fuerte que también domina en el sector de los negocios turbios.

 

El nuevo fiscal general

La interna de la ANR y de los partidos de la oposición, el 18 de diciembre, dará bastantes pistas sobre el rumbo que tomará la política nacional, pero antes ya se podrían producir novedades de bulto sobre el futuro con el proceso de elección del nuevo fiscal general, que podría darse ya en noviembre o principios de diciembre en forma acelerada, según algunos indicios claves, como es la nueva composición del Consejo de la Magistratura, su reglamentación y la incorporación de otro miembro afín al Poder Ejecutivo, el exministro de Justicia Édgar Olmedo.

Marito Abdo apuesta a tener controlado el mecanismo de nombramiento del nuevo o la nueva titular del Ministerio Público, que le corresponde a él en base a una terna que le enviará el Consejo de la Magistratura. 

Ya están en danza algunos candidatos que sean potables para Abdo o vinculados al gobierno actual, por lo que resulta evidente que el nuevo fiscal tendrá que servir también en el próximo gobierno como un garante de que no se le tocará a Marito en una investigación judicial, tal como ocurrió con Cartes y Sandra Quiñónez.

Es por esto que resulta difícil pensar en un fiscal totalmente independiente de las influencias políticas, por lo que el mensaje que pueda dejar el coordinador anticorrupción global del departamento de Estado de USA es muy importante, en razón que el combate a la impunidad de los políticos está en el primer lugar de la agenda “yanqui”, a pesar de lo que diga el cartismo en defensa de su líder.

El alto funcionario de Washington, Richard Nephew, el primer coordinador global contra la corrupción y la impunidad de los Estados Unidos, ya avisó que viene a nuestro país “para hacer rendir cuentas a quienes socavan el estado de derecho”. 

Y agregó que dejará bien claro que el objetivo de la administración del presidente Joe Biden y del secretario de Estado Antony Blinken es combatir la corrupción como un interés central de la seguridad nacional norteamericana y una prioridad de la política exterior de Estados Unidos.

 

Interna reñida

Algunas encuestas conocidas últimamente muestran casi un empate técnico entre Santi Peña y Arnoldo Wiens en las preferencias del electorado colorado, con un incremento sorprendente del exministro de Obras que ya casi neutraliza la gran ventaja que había tenido antes el candidato de HC frente al “Toro” Hugo Velázquez, quien renunció a su candidatura presidencial pero sigue tan campante en la vicepresidencia de la República.

A estas alturas, Wiens o el mismo Marito en la carrera por la junta de la ANR, podrían haber utilizado el fuerte golpe al EPP del domingo pasado para llevar aguas al molino de Fuerza Republicana, pero no ha sido así, por el tragicómico episodio del ataúd llevado en andas por la propia policía a la cárcel de mujeres del Buen Pastor, para que Carmen Villalba, hermana del líder guerrillero abatido, Osvaldo Villalba, le rindiera el postrer adiós a su hermano menor.

No podía ser más improvisado Marito, al recibir el juramento de su nuevo ministro de Justicia, el abogado especialista en derechos humanos Édgar Taboada Insfrán, en la mañana del martes, para después en horas de la tarde pedirle su dimisión al responsabilizarlo por la llegada al Buen Pastor del féretro de Villalba supuestamente para neutralizar un “amotinamiento” a instancias de la “peligrosa” Carmen, en una argumentación totalmente traída de los pelos y que fue el hazmerreír de miles de internautas en las redes sociales.

Abdo Benítez no asumirá, por supuesto, responsabilidad alguna por la metida de pata, pero se lo recordará siempre por haber aparecido en los titulares de la prensa mundial por dos nuevos récords Guinness: el ministro que duró sólo 8 horas y el primer delincuente abatido por las fuerzas de seguridad del Estado que recibe homenaje en una cárcel pública antes de ser enterrado.

Facebook Comentarios

Compartir