Paraguay valora apertura de Taiwán para la carne porcina

191
El ministro de Industria y Comercio, Luis Alberto Castiglioni, valoró el impacto positivo para miles de familias paraguayas con la posibilidad de vender la carne de cerdo al mercado de Taiwán. El anuncio de la apertura taiwanesa lo dio en compañía del ministro de Agricultura y Ganadería, Santiago Bertoni, y del representante de Relaciones Exteriores, Enrique Franco.

En una decisión que habla de la actitud firme de la República de China (Taiwán) de acompañar el proceso de desarrollo económico del Paraguay, el Gobierno de la isla ha autorizado la compra de carne porcina de nuestro país sin imponer cuotas, tal como ha ocurrido también con la carne bovina desde 2020.

 

“Quiero reconocer que la República de China en Taiwán está del lado de nosotros y es uno de los principales países cooperantes para los programas. Estamos trabajando ya desde hace varios meses para dar oportunidades a nuestros granjeros en el ámbito de la carne porcina”, destacó el ministro de Industria y Comercio, Luis Alberto Castiglioni, al anunciar la noticia de la apertura del mercado taiwanés a la carne de cerdo paraguaya.

La medida del Gobierno de Taiwán representa un beneficio para la economía del país, que al poder vender otro producto “premium” en el país asiático, sin cuota previa establecida, accede a un logro importante, tras un largo proceso de trabajo público-privado, a nivel técnico y también diplomático, que fortalece desde ya las relaciones bilaterales entre ambas naciones.

La apertura del mercado taiwanés para la carne porcina nacional tiene su lado muy positivo porque permitirá a miles de pequeños productores paraguayos criar cerdos y tener renta segura con este rubro productivo, ya que Taiwán es uno de los mercados que mejor paga por la carne porcina, estimándose que unas 45.000 familias paraguayas dependen de esta producción, lo que representa el sustento diario de sus pequeñas fincas, afirmó el ministro Castiglioni en una conferencia de prensa.

Con esta medida anunciada ahora, los taiwaneses se han propuesto consumir una carne “premium” muy apreciada por ellos, una vez que se han cumplido todos los requisitos de controles de calidad a través de la auditoría realizada por inspectores enviados expresamente para verificar in situ los procesos de elaboración y manejo de la producción cárnica porcina, siendo la primera fiscalización realizada en un país después de la pandemia, por parte de los chinos nacionalistas.

Taiwán es un gran consumidor de carne de cerdo, de aproximadamente 900 mil toneladas al año, de las cuales gran parte corresponde a su propia producción, mientras que un 10 por ciento, casi 100 mil toneladas, es cubierto por importaciones como las que se llevarán desde Paraguay, que tendrá así la oportunidad de competir con las adquisiciones de Taiwán en otros mercados como España, Canadá y Estados Unidos.

 

Carne bovina

La apertura taiwanesa a la carne porcina era muy esperada y representa la culminación de un proceso que demuestra el incremento significativo de las relaciones económicas con la isla asiática, ya que Taiwán es también un gran consumidor de carne bovina paraguaya. En 2021, fue el tercer mayor comprador detrás de Chila y Rusia, con 30.242 toneladas, por un valor de US$ 162 millones.

También el año pasado, el Paraguay llegó a ser el principal abastecedor foráneo del mercado taiwanés en el rubro cárnico bovino, esperándose que ocurra lo mismo con la carne porcina, tras la autorización al ingreso de nuestra producción.

En su momento, desde marzo de 2020, Taiwán eliminó la cuota de importación de carne bovina, tras culminar la evaluación de riesgos acorde a sus regulaciones. En aquella oportunidad, la embajada taiwanesa en Paraguay había destacado que la decisión “es un trato preferencial que el Gobierno de la República de China (Taiwán) otorga al Gobierno de la República del Paraguay en forma única y exclusiva, como muestra de sincera amistad y sólido compromiso con la hermana nación paraguaya”.

 

Facebook Comentarios

Compartir