“Toro” renuncia a su candidatura porque EE.UU. lo declara corrupto

224
El abrazo que Estados Unidos quiere evitar en las elecciones generales, entre dos considerados “significativamente corruptos”, Horacio Cartes y Hugo Velázquez.

Escribe: Luis Alen.

 

Un verdadero terremoto político causó la nueva designación de Estados Unidos, al considerar “significativamente corrupto” nada menos que al vicepresidente de la República, Hugo Velázquez. Ante la descalificación norteamericana, el “Toro” anunció su renuncia a la candidatura presidencial, dejando prácticamente el camino libre a Santi Peña en la interna de la ANR.

 

Ya la calificación de “corrupto” contra Horacio Cartes, el pasado 22 de julio, había sido considerada en las huestes de Honor Colorado como una “intromisión” del Gobierno norteamericano no sólo a través del embajador del país del Norte, Marc Ostfield, sino de su propio secretario de Estado, Anthony Blinken, en el proceso político y electoral paraguayo.

Esta vez, sin embargo, la inclusión en la lista negra de USA le toca directamente al segundo del Poder Ejecutivo nacional como es el “Toro” Velázquez, quien también es precisamente el líder del otro movimiento de la ANR, Fuerza Republicana, que debía pugnar con el cartista Santiago Peña por la candidatura presidencial colorada en la interna del próximo 18 de diciembre.

Los voceros cartistas solicitaron inmediatamente la renuncia de Velázquez, a su cargo y a su candidatura, pero se olvidaron que su candidato Santi Peña acababa de decir que “no había que hacer caso a lo que dice la embajada americana”, en alusión a la reciente similar descalificación a su líder HC. En todo caso, como una especie de solidaridad entre ambos, también Horacio debería renunciar a su postulación como candidato a la junta de gobierno de la ANR.

 

Cambio en la chapa

Casi al mismo tiempo que Velázquez, Marito Abdo tomó nota de la decisión norteamericana como si ya la hubiera presentido, prometiendo un rápido relevo en la chapa de Fuerza Republicana. Hay que tener presente que el mismo embajador había señalado repetidamente que existían otros nombres en la lista negra de Estados Unidos.

Más aún, el presidente delató cierta frustración con Velázquez al decir que resultaba “inaceptable” continuar con la candidatura del “Toro” en el nuevo escenario configurado, y al mencionar que el anuncio de la renuncia por boca del propio vicepresidente a su candidatura le facilitaba la decisión de un relevo en la nominación. El cambio en la chapa presidencial oficialista se verificaría inmediatamente, según el jefe de Estado y líder natural de Fuerza Republicana.

De esta manera, faltando cuatro meses para la interna de la ANR se presenta una situación que obliga a encontrar rápidamente un sustituto de Velázquez, con el fin de proseguir la campaña electoral. Se debe recordar que Marito había deslizado hace unos meses la posibilidad de una eventual candidatura del empresario Luis Pettengill, provocando el enojo de Velázquez.

Pettengill ya procedió a inscribir su nombre en la lista para el Senado del movimiento oficialista, aduciendo que una candidatura presidencial sería muy difícil, en vista de la marcada polarización existente en la ANR, ya que la garantía para el triunfo sería únicamente la unidad que se logre al término de la puja interna electoral.

Se debería preguntar si eventualmente el cambio también afectaría al candidato a vicepresidente de la fórmula oficialista, Juan Manuel Brunetti, cuya permanencia en la chapa estaría supeditada finalmente al ungido como nuevo candidato, en cuanto a que podría ser otra la persona elegida para acompañarlo en la dupla.

La nueva designación de “corrupto” por parte de Estados Unidos alcanza ahora a una persona del más alto escalafón de la República, estando en funciones, lo que implica una descalificación sumamente grave que desacredita totalmente al Gobierno. Fue, según el embajador Ostfield, porque Velázquez participó “en actos de corrupción significativos, incluido el ofrecimiento de soborno a un funcionario público y la injerencia en procesos públicos”.

El representante de la potencia del Norte agregó que “el soborno de US$ 1 millón buscaba obstruir una investigación que amenazaba a Velázquez y a sus intereses financieros”, sin que se diera los detalles del asunto en cuestión y dejándose a las resultas de una eventual investigación de la fiscalía.

El nuevo candidato estaría saliendo de reuniones de la dirigencia oficialista en este mismo fin de semana, según Abdo.

La designación de Estados Unidos también le alcanzó a la esposa del vicepresidente, Lourdes Samaniego, quien es fiscala general adjunta desde 2013, y a los hijos de Velázquez. La medida norteamericana seguramente obligará a que finalmente Samaniego renuncie a la fiscalía, después que haya usufructuado un permiso especial concedido por la fiscala general Sandra Quiñónez y avalado por el titular del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, Jorge Bogarín Alfonso, para acompañar al “Toro” en los actos de campaña.

El calificativo de “significativamente corrupto” fue aplicado igualmente a Juan Carlos Duarte, el asesor jurídico de Yacyretá y amigo del vicepresidente Velázquez desde la época en que ambos eran fiscales en el Alto Paraná, en la década del 2000. 

Duarte habría participado en el supuesto soborno del millón de dólares para “salvar” a Velázquez de una denuncia, según el embajador Ostfield, quien agregó que el funcionario de la EBY también habría actuado eventualmente en contra de los intereses nacionales.

Para el diplomático, Duarte “abusó y explotó su poderosa y privilegiada posición pública en la Entidad Binacional Yacyretá poniendo en riesgo la confianza pública en uno de los activos económicos más vitales de Paraguay”.

 

¿Hay o no intromisión?

El embajador Ostfield quiso desmentir que existiera la intención norteamericana de entrometerse en la política paraguaya tras la medida contra el vicepresidente y candidato presidencial. 

Pero, de hecho, independientemente de la prioridad de luchar contra la corrupción o la impunidad, y de exigir la rendición de cuentas transparente de los políticos, la nueva decisión norteamericana adquiere un marcado tono de injerencia en el proceso electoral, mucho más aún que en la anterior calificación similar concedida hace tres semanas a Horacio Cartes, quien como toda respuesta decidió continuar su campaña en busca de la presidencia de la ANR, enfrentando al jefe de Estado, Marito Abdo, el próximo 18 de diciembre en la interna colorada.

Todo apunta a que se ha querido realizar, a primera vista, una suerte de “igualación” en el mapa de corrupción de la cúpula de la ANR, poniendo en similar sitial tanto al Patrón HC como al “Toro” Velázquez. La diferencia es que Horacio sigue blandiendo lanzas en la arena electoral, mientras Hugo ha optado por retirarse sin atinar siquiera a mostrar músculo en la pulseada contra Santi Peña en la que correría en notoria desventaja por la calificación norteamericana.

La sanción contra el “Toro” mostraría el aparente desmoronamiento en la estrategia conjunta llevada a cabo hasta ahora entre Marito Abdo y Estados Unidos para contener a Cartes en su afán de consolidar su papel de “hombre fuerte” de la política paraguaya, más aún después del fracaso en el intento de destituir a la fiscala general Sandra Quiñónez por su inacción ante HC y las grandes causas penales no llevadas a cabo por lavado de dinero, narcotráfico y contrabando de cigarrillos.

Se puede apreciar con esta medida que Estados Unidos habría llegado a la conclusión que con Velázquez sería ingenuo pretender presentar una “cara lavada” en una cruzada anticorrupción dentro de la ANR y que, por el contrario, resultaría un peligro que eventualmente se vuelva a concretar un nuevo “abrazo republicano” entre HC y el “Toro” después de la interna, con el fin de evitar que la Concertación opositora gane en abril.

La jugada política está suficientemente clara, en el sentido que Estados Unidos ve con claridad que la única fórmula para desalentar la pretensión de HC de alzarse de nuevo con el poder político sería la de poner todas las fichas en la chapa presidencial que finalmente represente a la oposición unida en 2023.

Hay que ver ahora cómo encara la Concertación el desafío que se le viene de un cartismo que se lanza con todo a dominar en la ANR para enfrentar a la chapa opositora, que saldrá de la interna que también se realizará el 18 de diciembre con el uso del padrón nacional.

 

Facebook Comentarios

Compartir