Vaesken inscribió candidatura a senador, y ZI, quien dilapidó comuna esteña, también lo hizo

118
Roberto González Vaesken / Javier Zacarías Irún.

El actual gobernador del Alto Paraná, Roberto González Vaesken, inscribió su candidatura para pugnar por un escaño a la senaduría por el movimiento Honor Colorado. Lo mismo lo hizo, por el sector oficialista, Fuerza Republicana, el cuestionado dirigente esteño, Javier Zacarías Irún, quien soporta varios procesos judiciales, por hechos de corrupción, que se le atribuyen, cuando ejercía el cargo de intendente en la capital del décimo departamento.

 

Evidentemente se presentan para pugnar por el cargo en la cámara alta dos políticos diametralmente opuestos, en cuanto hace a la conducta pública. Vaesken es un exitoso empresario, que el 2018 ganó la gobernación del Alto Paraná, y Zacarías Irún, desde el 2001 se apoderó de la municipalidad de Ciudad del Este, convirtiendo la institución pública en un negocio privado. El mismo, junto a su esposa, Sandra McLeod (también ex jefa comunal) administraron la comuna durante 18 años, tiempo en que se tornaron multimillonarios, además de la pareja, varios parientes y amigos de su entorno más cercano.

Hay un rosario de denuncias contra el clan Zacarías, por diversos hechos, que van desde malversación de recursos públicos, declaración falsa, sobrefacturación e infinidades de otras irregularidades cometidas durante casi dos décadas de gestión municipal. Sin embargo, gracias a un grupo de fiscales, jueces venales, sumada a la protección política, Javier Zacarías, su mujer y varios otros involucrados en el vaciamiento de las arcas comunales continúan libres.

 

Qué les diferencia a ambos

La diferencia determinante entre ambos, es el balance que presentan en sus actuaciones en las administraciones que les tocaron presidir antes de lanzarse como candidatos a legislador, como el caso de ZI, que está procesado por acusaciones de malversación de fondos públicos cuando estuvo al frente de la intendencia de Ciudad del Este.

En cambio, el actual titular de la gobernación del Alto Paraná, González Vaesken, busca una banca en el Senado como candidato del Partido Colorado en las generales de 2023 con notoria diferencia en la gestión llevada a cabo comparando con el abultado “prontuario” de Zacarías Irún. Resalta el hecho relevante que Vaesken no tuvo hasta el momento ninguna denuncia penal sobre el manejo de la cosa pública al frente de la institución departamental, de la cual tomó posesión hace casi cuatro años.

 

Antecedentes negativos

Los antecedentes negativos en la función pública se centran sobre ZI, cuyo manejo de la intendencia de Ciudad del Este durante casi dos décadas terminó en una intervención del gobierno central a la administración presidida por su esposa Sandra McLeod, por graves denuncias de corrupción y vaciamiento de las arcas municipales, confirmadas por la Contraloría General de la República.

En tanto que la otra cara de la moneda muestra a un González Vaesken que no ha tenido ninguna denuncia formal en su contra en materia administrativa, desde que asumiera como gobernador el 15 de agosto de 2018. 

La enorme diferencia entre la gestión de ZI y la de Vaesken  podría ser suficiente para inclinar la preferencia de los electores colorados en favor de éste último en la interna del 18 de diciembre próximo, más aún cuando ZI todavía tiene pendiente sobre sí la espada de Damocles de un posible procesamiento por varios delitos, como la declaración falsa, si es que los ministros de la Corte Suprema tienen el coraje de aplicar la ley y así dar vía libre al juicio oral que hasta ahora Zacarías Irún ha zafado.

ZI integra la lista oficialista al Senado por el movimiento Fuerza Republicana del vicepresidente Hugo Velázquez, que lo admitió como candidato a pesar de ser conocida la fama de “espanta votos” del ex-intendente de CDE. Por su parte, Vaesken forma parte de la lista de candidatos al Senado por el movimiento Honor Colorado, del ex-presidente Horacio Cartes, quien se postula para titular de la junta de gobierno de la ANR y pugnará por el sillón de Bernardino Caballero con el presidente de la República, Mario Abdo Benítez.

 

No levanta cabeza

La inclusión de Javier Zacarías Irún en los primeros lugares de la nómina para el Senado en la fórmula oficialista, no pudo ser más desafortunada para Hugo Velázquez, ya que Fuerza Republicana estaría por detrás de las candidaturas de Honor Colorado en las encuestas a nivel nacional con miras a la interna del 18 de diciembre, tanto en lo que respecta a la chapa presidencial como en la relativa al Senado, que también es una lista nacional.

Lo mismo ocurre en el Alto Paraná, según los datos disponibles, donde la ida de González Vaesken a la carpa disidente del cartismo afianzó las posibilidades de Honor Colorado, de acuerdo con las intenciones de voto que fueron auscultadas por conocidas firmas encuestadoras. A todo esto se debe añadir lo que ya se considera como un factor clave: que ZI volverá a espantar votos.

Pero lo peor es que en el nuevo período legislativo 2023-2028, Javier podría perder su investidura en el caso de una condena judicial, lo que habilitaría el juramento de un suplente, por lo cual tienen razón quienes no quieren ni verlo pintado a ZI en los palcos de la campaña de Fuerza Republicana y de Hugo Velázquez.

Facebook Comentarios

Compartir