Visitantes de “peso” dejaron a HC con poca chance en acción política

230
Legisladores de Estados Unidos reunidos con Marito Abdo el viernes 5 en Palacio de López, trataron temas de “seguridad y defensa” con el Jefe de Estado, recibiendo informes sobre las actividades de HC.

Escribe: Luis Alen.

 

Visitas “presenciales” coincidieron en Asunción para dejar un mensaje estremecedor a HC: que la sanción norteamericana no se limitaría a la calificación de “corrupto”, sino que implicaría medidas de orden judicial, por lo que sería mucho mejor para el futuro de su conglomerado empresarial ir pensando en no poner mucho empeño y dinero en la acción política, ya que esto de nada le valdrá para evitar una posible extradición.

 

Si quiere mantener sus negocios intactos, Horacio Cartes deberá analizar hasta qué punto puede seguir en la dirigencia política de la ANR para acumular poder político, ya que en forma coincidente y simultánea se le hizo saber acerca de las consecuencias que le podría sobrevenir en el caso que Estados Unidos profundice las investigaciones que tiene en su contra por motivos de seguridad nacional del país del norte.

Por si esto fuera poco, su principal socio empresarial chileno le manifestó su intención de abandonar la sociedad de nueve años que mantiene con el expresidente, para no recibir también de rebote los efectos de las sanciones de EE.UU.

Hasta el momento, Horacio Cartes ve como la mejor opción personal y para sus negocios, aferrarse al poder fáctico que posee y proseguir con su empeño de acumular más poder político, con el fin de evitar especialmente un proceso judicial en el país que le puede significar no sólo una merma en su amplia capacidad económica sino también un posible ocaso político.

Pero las señales procedentes de Estados Unidos resultan aún más preocupantes, por el impacto que implicaría para el Grupo Cartes y su plan de expansión a nivel formal en el país y a nivel internacional, en el caso muy posible que la justicia norteamericana le abra a HC una causa investigativa.

 

La apuesta política

Mientras prosigue el intento de defenestrar a la fiscala general Sandra Quiñónez, sin que haya visos de alcanzar los votos necesarios por la férrea oposición cartista, el Patrón HC no ve mejor alternativa que insistir con el plan de ganar la interna de diciembre de la ANR, con el objetivo puesto en la vuelta al poder político pleno con una eventual presidencia de su delfín Santi Peña.

Sin embargo, en los últimos días el quincho del poder de la calle España fue sacudido en forma directa por visitantes del exterior que dejaron mensajes muy claros sobre el futuro inmediato que le espera a Horacio y sus negocios.

Una de las visitas fue “presencial”, con el objetivo de mantener una reunión decisiva con su socio chileno el empresario Andrónico Luksic Craig -con el cual opera las estaciones de servicio Enex y otras empresas en forma conjunta-, quien le habría pedido analizar el estado de la sociedad para eventualmente abrirse de la participación en el Grupo Cartes.

Según las fuentes citadas por la misma prensa trasandina especializada, el multimillonario chileno “estaría con intenciones de abandonar la sociedad con el expresidente, dividiendo las aguas por las consecuencias que puede implicar las acusaciones contra Cartes”.

Y las acusaciones no son precisamente de la justicia paraguaya o de la fiscalía local, que hasta el momento no iniciaron ninguna acción formal contra el Patrón, sino lo que le inquieta a Luksic es la descalificación recibida de HC por el Gobierno norteamericano, que le ha declarado “significativamente corrupto”, y que conlleva evidentemente un lastre muy difícil de sobrellevar en una asociación empresarial que se precie de realizar actividades formales y lícitas en el mercado internacional, donde llegar al citado mote descalificativo de EE.UU. significa prácticamente estar fuera de cualquier posibilidad de realizar negocios de fiabilidad a toda prueba, ya sea con la banca o con otros grupos empresariales con sede en la primera potencia mundial.

Si Horacio pensó que podría frenar la ofensiva norteamericana buscando como toda respuesta apostar a la vía política y abroquelarse en su poder fáctico que controla la fiscalía y el Poder Judicial, el empresario chileno le habría vuelto a la realidad, por las consecuencias nefastas de enfrentarse eventualmente a más sanciones de Estados Unidos ya bajo el formato judicial.

Porque una cosa es ponerse duro en el frente interno, identificando incluso su destino personal con el del Paraguay, pero otra cosa es la realidad internacional, donde hay que jugar “en las ligas mayores” cuando le corresponde al Gobierno nacional el papel de aliado privilegiado de la potencia hegemónica en la lucha contra sus enemigos, entre ellos el extremismo islámico e Irán.

Además, otra de las acusaciones es haber participado en apoyo a esquemas delincuenciales en materia de lavado de dinero, crimen trasnacional y financiamiento del terrorismo internacional, lo que prácticamente le dejaría muy expuesto al empresario chileno a recibir también coletazos de las sanciones contra Cartes.

 

El otro aviso

En coincidencia con la visita “relámpago” del socio chileno de HC, también estuvieron por el país varios legisladores de Estados Unidos para hablar sobre temas de “seguridad y defensa” con el presidente Marito Abdo y miembros del Ejecutivo, según la propia explicación del embajador Marc Ostfield.

Legisladores cartistas quisieron hablar con los representantes del Congreso norteamericano, pero fueron ignorados, limitándose el grupo visitante a recabar información sobre las acciones tomadas para alertar sobre la incursión del avión venezolano-iraní en territorio nacional, especialmente después que la aeronave de carga llevase cigarrillos de HC al Caribe.

Mientras avanza la investigación en Estados Unidos sobre las andanzas del sospechoso avión, saltó la información de que ya hay un proceso judicial en marcha sobre el caso, por pedido del FBI al Departamento de Justicia, con lo cual se descuenta que, llegado el momento, el tema podría salpicar al negocio tabacalero de Cartes.

Con el pedido de la justicia norteamericana de incautación del avión actualmente retenido en el aeropuerto de Ezeiza, en Buenos Aires, se demuestra que Washington se ha decidido a ir tras las nombres de quienes están contribuyendo a las actividades terroristas de Irán y del grupo libanés Hezbollah en Sudamérica, según se desprende de las informaciones proporcionadas tras las movidas del FBI.

Lo que queda en claro con estos avisos del exterior, es que HC deberá considerar seriamente sobre si le conviene realmente la apuesta política de insistir en la búsqueda del poder político legal a cualquier costo, porque para ello deberá estar supeditado a los resultados de las justas electorales próximas.

Es lo que se desprende de lo dicho por los voceros cartistas, al evaluar que podrían sortear así las “interferencias” norteamericanas en el proceso político paraguayo, especialmente si gana el cartismo las elecciones. Pero aún faltan varios meses para ello, y mientras tanto es de esperar que no ocurra lo impensable para HC, como sería el caso de un pedido formal de extradición de la justicia norteamericana.

Por de pronto, su socio chileno ya habría abierto el paraguas antes de que sobrevenga la tempestad.

Facebook Comentarios

Compartir