Ciudad del Este celebra 65 años de fundación y fiesta patronal

355
Histórica fotografía que inmortalizó el acto que se cumplió un 3 de febrero de 1957.

Una fresca mañana del 3 de febrero de 1957, a metros del río Paraná, donde se encuentra el estacionamiento de la Administración Nacional de Navegación y Puerto (ANNP), fue fundado Puerto Presidente Stroessner, que luego del golpe del 2 y 3 de febrero de 1989 el distrito fue bautizado como Ciudad del Este.  

 

Buscando cortar la dependencia con la Argentina, Paraguay empezó a abrir camino hacia el Este para lograr la anhelada salida al mar (que nunca se dio), tras un acuerdo con el Brasil, que le permitió crear el puerto de Paranaguá. Es en  este contexto que nace Ciudad del Este hace seis décadas. 

Pocos habrán imaginado el nacimiento de una ciudad tan cosmopolita y tan importante para toda la república, no sólo por permitir el transporte de la producción de granos del país, si no por albergar al mayor centro comercial de Sudamérica, de la que hoy apenas queda un recuerdo, a raíz de la falta de voluntad política de sus autoridades y la corrupción imperante que atrapó al Paraguay en los últimos años.   

Durante los años 50, sobre todo después de que Juan Domingo Perón dejará el poder en el gobierno argentino,  se tomó la determinación de impulsar la búsqueda  de una salida al mar hacia el Este, a través del Brasil, lo que desencadenó en la fundación de la hoy capital departamental, durante una fresca mañana del 3 de febrero de 1957. 

La intención era buscar otra alternativa al flete excesivamente caro en la vía del río de la Plata,  que  restaba competitividad a los productos de exportación. Lo mismo ocurría con las importaciones al país.  

Tomada la decisión, resultó de trascendental la prosecución de la ruta hasta la orilla del río Paraná. Al frente de los trabajos se designó al entonces capitán Porfirio Pereira Ruiz Díaz, quien tuvo a su cargo contingentes de varias unidades militares para emprender la difícil tarea de abrir el camino hasta el Paraná.  

Se trataba nada menos que de 200 kilómetros, después de la ciudad de Coronel Oviedo. El trazado de la ruta ya se había hecho mucho tiempo atrás, por lo que el trabajo consistió básicamente en ganarle picadas al monte, inicialmente, en condiciones sumamente adversas. 

La misión no era fácil, era común que quienes participaron de los duros trabajos se enfermasen, así como que tuviesen que enfrentar animales salvajes y fuertes y frecuentes lluvias. Todo esto sirve para dimensionar el esfuerzo que significó para esos hombres la apertura de la carretera que abriría nuevas perspectivas para todo el país y que concluiría con la fundación de una ciudad. 

En 1955 se había constituido la Comisión Mixta Paraguayo-Brasileña que iría a impulsar la carretera al Este. Y en 1956 se realizó un vuelo de reconocimiento sobre la zona conocida como Alto Paraná, cuyas tupidas selvas tenían que cruzar la ruta que abriría un contacto más directo con el vecino territorio del Brasil. 

El entonces presidente Alfredo Stroessner, encomendó la tarea al que por ese tiempo se desempeñaba como ministro del Interior, Edgar Lineo. Insfrán. Este sobrevoló los hasta ese entonces vírgenes montes del Alto Paraná, y llegó hasta el río Paraná, cuyas costas también fueron estudiadas. La idea de fundar una ciudad en el punto previsto surgió en ese entonces, propuesta que fue aceptada y emprendida rápidamente, y que hoy se da en llamar Ciudad del Este.

Facebook Comentarios

Compartir