Creciente apoyo a Ulises es piedra en zapato de ZI

470
Ulises Quintana en el acto de Hernandarias, este martes 28, aclamado por la multitud, en una demostración de la cercanía de un histórico triunfo en las elecciones del 10 de octubre.

Escribe: Luis Alen.

 

Un eventual triunfo de Ulises Quintana comienza a ser considerado como factible y una señal de ello es la desesperación de Javier Zacarías Irún, quien atacó con dureza al candidato de su propio partido a la intendencia de CDE. Se espera un verdadero terremoto político, que causará el fin del clan ZI, aunque en el caso contrario, con un Miguel Prieto como ganador, también es seguro un fuerte remezón.

 

El electorado de Ciudad del Este se apresta a dar un veredicto que tendrá sus consecuencias a nivel país, ya que Javier se ha lanzado a la arena anunciando que trabaja contra el candidato colorado, Ulises Quintana, y que por tanto Miguel Prieto es su delfín, con el resultado de que así también intenta desafíar la hegemonía cartista en la ANR.

Con semejante compañero de ruta como ZI, a Miguel Prieto no le quedan argumentos para luchar contra la corrupción, pero sea él o Ulises Quintana el que gane el 10 de octubre, la intención del jefe del clan es darle un golpe al Patrón HC, quien tiene el objetivo de lograr el último trofeo que le falta, como es el control de Ciudad del Este.

Después del tuit desesperado de Javier Zacarías Irún para intentar influir sobre la voluntad mayoritaria de los electores de Ciudad del Este, resulta incuestionable que la ciudadanía esteña ya sabe ahora que podrá bajar su pulgar para enviar al basurero de la historia al clan ZI, que tanto daño ha causado al patrimonio público de la capital del Alto Paraná. 

Envalentonado por su aparente capacidad de supervivencia después de estar al borde de la cárcel por varias causas judiciales y de tener por mucho tiempo la amenaza constante de la pérdida de investidura en el Senado, ZI no tuvo otra mejor idea que fijar su postura pública contra la candidatura de Ulises Quintana, quien para desventura del senador está repuntando en la preferencia de los electores, según las estimaciones de la mayoría de los analistas políticos de CDE.

Zacarías Irún confirmó así que opera por la candidatura del ex intendente Miguel Prieto, quien después de haber encabezado la marea opositora que hizo trizas del clan ZI en las elecciones de mayo de 2019, últimamente ha dado la impresión que se ha acercado al zacariísmo en la junta municipal y ahora para los comicios. 

En política suele ser recomendable apuntar a coaliciones con otros sectores, tanto opositores como oficialistas, para llegar al triunfo electoral, pero ya no es saludable para una buena gestión de gobierno aliarse precisamente con quienes durante casi dos décadas se posesionaron de los bienes municipales para desgracia de una ciudad que podría ser muy diferente a la que es hoy en términos de urbanismo y servicios públicos.

Es por eso que un triunfo de Quintana tendrá que significar no sólo el final de la ya decadente influencia política de ZI, sino también el inicio de una nueva era en la administración comunal, que requiere de planes urgentes para convertir a Ciudad del Este en una urbe moderna y atractiva para el turismo de compras, que sólo se podrá conseguir desterrando los manejos perversos con los recursos públicos de los que hacía gala el clan dirigido por Javier, secundado a posteriori por su esposa Sandra en la intendencia y por su hermano Justo en la gobernación del Alto Paraná.

 

ZI vs. HC

El exabrupto de ZI contra Ulises podría haber quedado como un recurso electoral más de una ajetreada campaña, donde todo vale hasta que luego de los comicios se calman los ánimos y se llega a acuerdos programáticos, incluso con la oposición. Pero el diferendo entre los liderazgos colorados en CDE ha quedado ahora explicado al ser develada la incógnita de por qué no hay un “abrazo” republicano en la capital altoparanaense, como existe en el resto del país.

Se nota a propósito que el problema al fin de cuentas no es con Ulises, sino con Horacio Cartes. Ya lo dijo el mismo Miguel Prieto, devenido en un heredero forzado de ZI, que no se va a arrodillar ante el Patrón ni rendirá pleitesía a la mafia. Pero recibir la ayuda de Zacarías Irún a pocos días de las elecciones puede significar para Prieto un aventón muy peligroso, incluso más de lo que puede significar un triunfo de Ulises con el espaldarazo de Horacio.

El problema de fondo para los electores de CDE es que Miguel está jugando con fuego al coquetear con el clan ZI, lo que puede suponer una dependencia negativa para su posible rekutu, a pesar de la necesidad que tuvo de pactar con ediles zacariístas con tal de recibir la aprobación a su gestión y a los diferentes proyectos tratados en la junta municipal, en su anterior mandato de dos años.

Pero si Prieto está más lanzado contra Cartes, por entender que éste lo prefiere a Quintana como nuevo intendente para lograr una mayor injerencia en los manejos claves de la segunda urbe del país, ahora con la intervención contundente de ZI en la campaña electoral a su favor, se plantea un escenario político muy novedoso con implicancias en el resto del país.

 

Ruptura que traerá cola

Se consuma la ruptura entre HC y ZI, que ya se veía venir hace bastante tiempo, pero al pretender triturar la candidatura de la ANR a la intendencia de CDE, Zacarías le asesta también un duro golpe a las aspiración cartista de seguir dominando en el Partido Colorado de cara a la interna de diciembre de 2022 y para alzarse luego con la candidatura republicana de las elecciones de 2023.

El acto en Hernandarias de este martes 28 ha confirmado que la tan mentada “unidad” republicana sólo está en la mente de HC y de los personeros principales del cartismo, con el propulsor de la “cicatriz”, José Alberto Alderete, como orador junto a Pedro Alliana y el mismo Cartes. Fue notoria la ausencia del liderazgo del Añetete abdista y del vicepresidente Hugo Velázquez, que están tratando de marcar distancia de Ulises Quintana para no enojar a la embajada norteamericana.

La jugada de ZI, basada en su condición de astuto conocedor de los sinuosos laberintos de nuestra política criolla, de todas maneras resulta muy riesgosa, desde el momento que una derrota de Prieto no le conviene para nada, dentro de su plan de restarle poder a HC en CDE y en todo el país. De ahí que se le pidiera a Iván Airaldi, el candidato por el PLRA, que solicite a los liberales votar por Prieto, en un renunciamiento al que no estarían ajenos algunos sectores no colorados a los que desde un principio se les había urgido que la oposición permaneciera unida, pero que después optaron por impulsar una figura distinta, a la vista de las denuncias de que los Zacarías van volviendo a la escena de la mano del joven intendente y ex concejal otrora independiente que asumió en 2019.

Una victoria de Ulises Quintana sin lugar a dudas será muy auspiciosa para poner punto final al predominio de ZI en la capital del Alto Paraná y supondrá prácticamente el ocaso definitivo del clan a nivel país. A la vista de lo ocurrido en el acto de Hernandarias, con la gente que lo vitoreaba, se aprecia que Ulises tiene muchas simpatías en el electorado colorado, aunque está por verse si logra atraer también al votante no colorado.

Pero lo seguro en la actual instancia es que el Patrón tiene un asunto peliagudo a abordar en adelante, tras el desafío de ZI, especialmente en cuanto a si se plasmara en la realidad de los votos su imposibilidad de demostrar que domina en todo el país, en el eventual caso que CDE le podría resultar como una muralla que no ha podido superar.

Una vez pasadas las municipales, se entrará de lleno a la hora de la verdad, con el inicio de la pugna por el control de la ANR y la candidatura presidencial. El zacariísmo tendrá que definir también su rol, una vez que su principal exponente parece haber abjurado de la fe cartista. De momento, el hermano de Javier, el diputado Justo Zacarías Irún, aparece todavía cercano a HC, tal vez por una estrategia para no perderlo todo en el caso de una victoria de Ulises.

Por ejemplo, Justo estuvo en el acto en la tarima junto a Cartes, seguramente con el ánimo de seguir aportando votos para las iniciativas cartistas en el Congreso, como en el próximo asunto a tratar del aumento de penas para las ocupaciones de tierras, que ya fue aprobado en el Senado con el aporte de los votos de los senadores de Añetete.

Mientras tanto, todo está supeditado a los resultados de las municipales, fundamentalmente en CDE, de donde podría salir no sólo la orientación futura de la segunda ciudad del país, sino también el rumbo que tomará el país mismo. Una cosa es cierta: ya no se le podrá mentir a la ciudadanía, que necesita respuestas urgentes sobre las condiciones de desarrollo del país, dependientes de una lucha más firme contra la corrupción y la impunidad, en gran parte alentada por los mismos políticos.

Facebook Comentarios

Compartir