Fundación Tesãi recuerda que “Test de la Orejita” es fundamental para detección precoz de problemas auditivos

186
Las pruebas otoacústicas que se practica a los recién nacidos antes del alta médica hasta los seis meses de vida es el único método capaz de diagnosticar anomalías o trastornos auditivos como la sordera en los bebés.

Conversamos con la fonoaudióloga clínica, Enma Ortiz de Ludwig, especialista en audición y lenguaje del Hospital del Área 2 de la Fundación Tesãi que atiende desde recién nacidos hasta adultos mayores en el abordaje integral, diagnóstico y rehabilitación de pacientes con problemas auditivos. La detección temprana es fundamental, de ahí la importancia del “Test de la Orejita”, a los bebés, un procedimiento rápido, sencillo, sin dolor ni contraindicaciones. 

La Fundación Tesãi está a la vanguardia en estudios de otoemisiones acústicas (OEA), con un calificado plantel de especialistas en el área de rehabilitación de la voz, el lenguaje, la audición y la deglución. 

Test de la orejita

La profesional manifestó que hay una creciente demanda en la realización de pruebas otoacústicas como el conocido “Test de la Orejita” que se practica a los recién nacidos antes del alta médica hasta los seis meses de vida.

La renombrada especialista manifestó que lo ideal es que la evaluación del “Test de la Orejita” se haga durante el primer mes de vida del bebé, para saber si ciertas partes del oído responden bien al sonido. Es el único método capaz de diagnosticar anomalías o trastornos auditivos como la sordera en los bebés, además de ser un examen sencillo, que no causa dolor, no es invasivo ni tampoco hay contraindicaciones, señaló. 

En qué consiste

El estudio consiste en introducir en las orejitas del bebé un micrófono muy sensible que envía un estímulo sonoro y, a su vez, recoge las respuestas ante ese estímulo. Cualquier alteración en las respuestas puede indicar algún problema en la audición del bebé.

La detección precoz de dificultades auditivas es fundamental, ya que permite aplicar una intervención oportuna, mejorando el desarrollo del lenguaje, el desarrollo intelectual, aspectos conductuales y sociales del niño y, por ende, su calidad de vida. 

 

Casos frecuentes

Acotó que otros casos muy frecuentes en consultorio son disminución de la audición por factores hereditarios, nacimiento prematuro, infecciones congénitas, edad avanzada y exposición a ruidos de mucha intensidad. “Hay muchos casos por dificultades en escuchar, de ahí la importancia de establecer un diagnóstico y luego ver cuál sería la rehabilitación más adecuada”, sostuvo finalmente.

Facebook Comentarios

Compartir