Manifiesto a la opinión pública sobre la Seguridad Ciudadana en el Paraguay

836

Felicitaciones al Sr. ministro del Interior Enrique Riera y a sus viceministros de Seguridad Interna y de Asuntos Políticos, por comprender las diversas dimensiones del problema de la violencia y la inseguridad (fenómeno complejo, multidimencional, multicausales y que en su aparición confluyen muchos factores, políticos sociales, jurídicos, sociológicos, científicos, tecnológicos, estratégicos y geopolíticos).

 

Priorizando en los 100 días de gestión la articulación interinstitucional en la Política de Seguridad Ciudadana. Por un lado la gobernanza local en la seguridad y hacer conocer en los departamentos que el Gobierno Nacional tiene y está empalmando una política de Estado en materia de seguridad ciudadana, para contribuir desde el nivel político estratégico a construir capacidades locales que puedan actuar en apoyo a la labor de seguridad (ciudadanía, instituciones y Gobierno).

Y con ello, instalar el abordaje integral de la Seguridad Ciudadana como una estrategia política orientada a mejorar la calidad de vida del ciudadano, considerando aspectos sociales y a los actores involucrados.

Y en ese marco institucional plantear en el programa a los gobernadores, intendentes, concejales departamentales, municipales, diputados, senadores y a la sociedad civil organizada, una acción coordinada entre las distintas instituciones y dependencias públicas del Gobierno central, departamental y distrital, para reforzar y optimizar la presencia  descentralizada del Estado en los departamentos del país.

Esto es, como una  respuesta político institucional al deseo de participación de la ciudadanía y de las nuevas formas de respuestas a las demandas ciudadanas allá en territorio, con énfasis en actividades que incluyan el desarrollo social,económico, laboral, y  oportunidades para los jóvenes.

En ese contexto estratégico y marcos institucionales de participación ciudadana en la nueva doctrina de Seguridad Ciudadana en el Paraguay, el segundo brazo de acciones preventivas debería implementarse desde el viceministerio de Seguridad Interna del Ministerio del Interior, nivel político estratégico, encargado de bajar las líneas sobre la nueva doctrina en materia de Seguridad Ciudadana.

Y asimismo acompañar institucionalmente a la Policía Nacional en los municipios y  gobernaciones del país; instalar la articulación interinstitucional para la prevención situacional en el triángulo de la seguridad (Policía Nacional -Tableu, puntos calientes, patrullajes de conectividad) municipios (recursos y las mesas técnicas en el Consejo de Seguridad Ciudadana) defensa ciudadana o sociedad civil organizada (constituido por las comisiones vecinales o grupos de vecinos organizados y las guardias privadas), actores civiles quienes pueden ampliar la fuerza de prevención de la Policía en su jurisdicción, con sus patrullajes de observación y conectividad, para reducir la oportunidad de éxito del  delincuente en  su actividad delictiva en el (costo-beneficio).

Como asimismo ampliar la posibilidad de ser descubierto y ser aprendido, en la jurisdicción policial. Escenario en la cual cada repartición policial en su jurisdicción, debería tener un plan de seguridad comunitaria, comprometido con la ciudadanía, y articulando su operatividad a través de grupos de WhatsApp con la defensa ciudadana, coordinando de esa forma  con las fuerzas civiles organizadas y las guardias privadas, la prevención situacional.

Con estas medidas se puede empalmar el programa “Departamentos y Municipios Seguros” con sus mesas técnicas, para estudiar además las circunstancias del porqué el ciudadano delinque y reducir la oportunidad para el delito, aumentando los daños y la posibilidad de ser descubierto o aprehendido y reducirles los beneficios.

La construcción de una visión compartida sobre la Seguridad Ciudadana y su implementación exitosa como políticas públicas requiere de un enfoque asociativo y colaborativo.

Facebook Comentarios

Compartir