Mesquita, aparte de generar curiosidad, es punto de reflexión de muchos devotos

276
Mezquita ubicada sobre la avenida Alejo García, despierta curiosidad y atrae a muchos religiosos en su seno.

Inaugurada  en el 2015, luego varios años de construcción, la Mezquita Alkhaulafa Al- Rashdeen constituye un monumento que marca el sello de la pluriculturalidad de Ciudad del Este. Hoy sin dudas es un punto turístico de la ciudad que atrae las miradas de propios y extraños, por su belleza y magnificencia.  

 

La obra fue realizada por el ingeniero Héctor Duré y solventada con el aporte de la comunidad árabe islámica asentada en la ciudad. 

La mezquita es el reflejo del arraigo de los árabes en esta zona del país. Se trata de una imponente estructura con una cúpula o domo que le da un toque distinto entre las edificaciones existentes en la ciudad. Desde su terraza puede divisarse todo el contorno de la ciudad brasileña de Foz de Yguazú, ya que se encuentra a pocos metros del río Paraná.

Está ubicada sobre la avenida Alejo García, no muy lejos del centro comercial de Ciudad del Este, en el barrio Catedral. El lugar,  además de ser un espacio de oración, funciona también como un centro cultural de integración con enseñanza de idiomas árabe y español, sin discriminación de cultura y religión.

La estructura contempla 4 niveles, un subsuelo, la planta baja, el primer piso y un entrepiso para las damas, una cúpula de hormigón armado y dos columnas de 35 metros cada uno, una de las cuales, tiene un ascensor y el otro una escalera que comunica los cuatros niveles entre sí.

El primer piso tiene acceso por la avenida Alejo García y por un pasillo lateral que da por detrás de la estructura.  La obra fue ejecutada con mano de obra cien por ciento paraguaya. El subsuelo sirve de estacionamiento vehicular, de 215 metros cuadrados, para 45 vehículos. 

La Triple Frontera  concentra una importante  comunidad árabe, estimada en más de 20 mil personas, de las cuales 5 mil está asentada en Ciudad del Este, el resto está afincado en la ciudad de Foz de Yguazú y otras localidades vecinas. 

 

CDE, abrió sus 

puertas a todos

La llegada de extranjeros de todas las nacionalidades de diversas naciones produjo una verdadera “revolución” económica, allá por los años 80-90, cuando el sector mercantil llegó en su etapa más resplandeciente. Había trabajo para todas las clases sociales, desde un adolescente, hasta una persona entrada en edad, disponía de un espacio laboral en el microcentro. Un alto porcentaje de los trabajadores estaba ocupado en la faja, denominada trabajo informal, y que hasta ahora sigue tan vigente como antes.

Ya entrada a la puerta del año 2000 comenzó a decrecer el movimiento comercial de la capital del Alto Paraná, porque una serie de factores, entre otros, presión en el control fronterizo por parte del gobierno brasileño, el poco interés de las autoridades paraguayas, la falta de transparencia económica, inseguridad, trato inhumano a turistas, entre otras barreras, que gradualmente hizo que el comercio paranaense cayera en una profunda recesión, del que hasta hoy no puede recuperarse. Las autoridades del Gobierno observan con total indiferencia esta triste realidad. ¿Hasta cuándo seguiremos así?

Facebook Comentarios

Compartir