Payo Cubas y Efraín ahora denuncian supuesto “fraude”

741
Manifestantes se concentran frente a la Justicia Electoral en Asunción, para pedir la apertura del “Sobre N° 4” que contiene las papeletas de votación.

Escribe: Luis Alen.

 

Mientras las actas de las mesas de votación están siendo juzgadas actualmente, los dos principales candidatos opositores, Paraguayo Cubas (“Payo”) y Efraín Alegre, se resisten a reconocer la contundente victoria del colorado Santiago Peña, y exigen el recuento de los votos en forma aleatoria en el 10 por ciento de las mesas de cada distrito electoral. El control se haría a partir de las papeletas guardadas en el ya famoso “Sobre Número 4”, porque aducen que se habría consumado un “masivo fraude” para favorecer al candidato republicano a la presidencia de la República.

 

Después de la histórica derrota opositora, Payo y Efraín solicitan la reverificación de los votos emitidos y que se encuentran guardados en el sobre número 4 de las mesas de votación, en una actitud que raya la ilegalidad, porque no estaría permitido por ley anular las actas firmadas por los responsables de los sitios comiciales, dado que el escrutinio es único y definitivo en cada lugar donde se verifica el acto central de las elecciones, que se produce en el momento del sufragio.

Cubas logró gran impacto político no sólo con la performance de su elección, que fue espectacular con varios senadores y diputados electos, sino por el hecho de que su figura se consolidó como virtual líder de la oposición, lo que se consumó con su capacidad de movilización de la gente después de recibir además casi 700 mil votos en todo el país.

Esta situación habría sido la causa por la que Efraín Alegre haya cambiado su inclinación inicial de aceptar la derrota, para salir a apoyar a Cubas ahora apresado por la fiscalía por “perturbación de la paz pública” y llamar a las manifestaciones frente a la Justicia Electoral para exigir “la apertura del sobre número 4”, dando un tiempo de 24 horas para una decisión del tribunal, en un plazo que está corriendo entre el lunes 8 y el martes 9 de mayo.

Sin embargo, el vicepresidente del tribunal electoral, el liberal César Rossel, ya adelantó que volver a verificar las papeletas de votación sentaría un peligroso precedente para elecciones futuras y expondría en su máxima expresión la inseguridad jurídica de los procesos eleccionarios en el Paraguay.

 

La inestabilidad se instala

El país sale perdiendo con la inestabilidad política que se pretende instalar, pero el hecho cierto es que tanto Payo como Efraín tienen sus motivos para denunciar el supuesto fraude, ya que el primero busca ser el nuevo referente principal opositor, mientras que el titular liberal no quiere perder dicho sitial a pesar que la Concertación ya es historia.

Convocar a nuevas elecciones resulta impensable, pero lo que se buscaría es la refundación opositora sin dejar todo el liderazgo en manos del discurso antisistema de Cubas, más aún cuando es notorio que los partidos aglutinados anteriormente en la Concertación salieron muy golpeados con una notoria disminución en su representación parlamentaria y hasta con serio riesgo de extinción en el caso de algunas nucleaciones menores.

En el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) piden la renuncia del titular del directorio, pero conociéndole a Efraín es difícil pensar que éste dará el paso al costado, más aún cuando se abre el nuevo frente de lucha antifraude y su más enconado adversario, Horacio Cartes, sigue fungiendo como líder de la ANR, ahora más que nunca aferrado al poder con el triunfo de Santi Peña y con mayoría colorada en el Congreso.

El nuevo panorama político que se abre con las movilizaciones contra el sistema electoral podría estar indicando el reacomodo de fuerzas dentro de la misma ANR, donde ya se anuncia la conformación de las bancadas abdistas en el Senado y en la Cámara de Diputados, para enfrentar a los cartistas que estarían en minoría, por lo menos notoriamente en la Cámara Alta.

Se torna así importante la orientación que tendrán las posturas de las minorías opositoras en el Parlamento, que podrían pactar con los de Fuerza Republicana con el fin de presionar sobre el Ejecutivo de tal forma a no permitir que Horacio tenga realmente el poder detrás de Santi.

Pero todo esto está precisamente por verse, una vez que haya también unidad en la oposición, lo que se pone a prueba en estos momentos con la nueva postura de Efraín y de un sector de la antigua Concertación, de enarbolar las mismas banderas de “Payo” y pedir su liberación de la cárcel, previa exigencia de reverificación del 10 por ciento de los votos.

Por el momento, la incertidumbre campea sobre el escenario de la política nacional, lo que no es bueno si se desea un mejor clima económico para atraer las inversiones, y donde el nuevo Gobierno de Santi Peña tendrá que llevar a cabo las reformas impostergables para dar lugar a ese buen clima de inversiones privadas, destinado a crear las condiciones que incentiven más empleos con el fin de ir disminuyendo los elevados índices de pobreza extrema.

 

Facebook Comentarios

Compartir