Tabaco de HC en avión iraní habría financiado terrorismo

202
Las facturas presentadas por Tabesa ante la aduana paraguaya y la de Aruba, no coinciden, según se puede apreciar en timbrado, fecha, monto de operación y método de transporte, de acuerdo con la denuncia oficial sobre financiación del terrorismo mediante los cigarrillos llevados desde CDE a la isla caribeña a través del avión iraní-venezolano retenido en Argentina actualmente.

Escribe: Luis Alen.

 

La Secretaría Nacional Anticorrupción del Gobierno presentó ante la Fiscalía denuncia penal por “financiamiento del terrorismo” cuya realización se perpetró mediante el sospechoso avión iraní-venezolano actualmente retenido en la Argentina, que habría llevado cigarrillos de HC hasta Aruba utilizando facturas “clonadas” de Tabesa, según la denuncia documentada. Hasta ahora no se sabe si la Fiscalía hará o no una investigación seria que también es solicitada desde la Argentina y es observada con atención por Estados Unidos.

 

El Gobierno de Marito Abdo tendría mucho más avance en las investigaciones sobre la sospechosa carga de cigarrillos llevada por el avión iraní-venezolano al Caribe en mayo pasado, en comparación a la poca o nula indagación realizada hasta ahora por la Fiscalía de Sandra Quiñónez. Esta situación no hace otra cosa que confirmar la pasividad de la Fiscalía dominada por HC, en los casos en que  estaría presuntamente involucrado el Patrón, más aún cuando existirían evidencias de sospechosos movimientos que orillan el lavado de dinero o el contrabando para financiar el terrorismo, según lo expresado por los propios funcionarios gubernamentales.

El candidato títere de HC, Santiago Peña, insiste en subrayar que las denuncias contra Horacio Cartes son consecuencia de la “persecución política” de Marito Abdo con el fin de llevar agua a su molino en época electoral, pero la “inconsistencia” de los documentos presentados la semana pasada por funcionarios del Gobierno escapan a toda manipulación orquestada, ya que de por sí indican una operación sospechosa que podrían esconder maniobras de voluminosos tráficos que serían pasibles de uso financiero por el terrorismo internacional.

Tras cuatro meses de ocurrida la operación del 16 de mayo del sospechoso traslado por vía aérea de los cigarrillos desde Ciudad del Este hasta Aruba, después de tres días de “paseo” de 18 tripulantes iraníes-venezolanos por CDE y sin que de nuevo la Fiscalía paraguaya moviera un dedo para investigar la carga de Tabacalera del Este S.A. (TABESA), representantes de la Fiscalía y del Gobierno nacional mantuvieron una reunión con la mesa directiva del Senado el lunes 19, que fue calificada por los legisladores como muy poco fructífera, dada la escasa información recibida de los agentes fiscales.

La Fiscalía dio a entender que aún se halla esperando más datos de la isla caribeña y esbozó como pretexto de la lenta investigación que tampoco Argentina avanza mucho en el caso judicial del avión iraní-venezolano retenido desde el 6 de junio en Buenos Aires, argumentando que ni siquiera habría aún imputación contra la tripulación y que incluso algunos ya han sido liberados por la justicia del vecino país.

Pero hay que recordar que la Fiscalía argentina ya solicitó en junio la imputación por presunta participación en actividades terroristas del piloto del avión, el iraní Gholamreza Ghasemi, quien sería miembro según el FBI de EE.UU. nada menos que de la Guardia Revolucionaria de Teherán, que a su vez se halla vinculada al Hezbollah libanés, que tiene células actuando en la Triple Frontera.

La aeronave de Emtrasur se halla actualmente retenida en Ezeiza bajo pedido de incautación de la justicia norteamericana, teniendo en cuenta los acuerdos existentes sobre combate al financiamiento del terrorismo entre Buenos Aires y Washington. 

La celeridad del caso en Argentina contrasta con la lentitud local, debido a la falta de investigación seria por parte de la Fiscalía paraguaya, lo que volvió a quedar patente cuando se supo que asociaciones israelitas argentinas urgieron a la justicia federal del país vecino reiterar al Paraguay los pedidos de informes sobre las investigaciones hechas por la Fiscalía y el Congreso acerca del avión iraní-venezolano.

 

Las facturas “clonadas”

Mientras la justicia argentina ya va directamente hacia una carátula de la causa del avión iraní-venezolano como vinculado al financiamiento y espionaje para actos terroristas, el Gobierno paraguayo se movió también el jueves 22 en dicha dirección, al definir igualmente la ida de los cigarrillos de HC hasta Aruba, como “financiación terrorista” y promover la acusación ante la Fiscalía de Sandra Quiñónez. El viernes 23 funcionarios del área anticorrupción, antilavado y de la aduana mostraron en conferencia de prensa las facturas “clonadas” usadas en la operación.

La factura y la declaración de importación de la isla de Aruba, comparadas con la documentación presentada en la aduana paraguaya para el embarque de los cigarrillos de Tabesa, reflejan “serias inconsistencias” para los funcionarios y podrían constituir hechos punibles. De hecho, la SENAC (Secretaría Anticorrupción) ya presentó la denuncia ante la fiscalía por “financiación al terrorismo”.

Agregaron que las facturas “clonadas” difieren en precio final de la carga y en la forma de pago, ya que en Aruba se declaró el monto total de US$ 754.333 pagado en efectivo, mientras que en nuestro país se consignó que los cigarrillos estaban valuados en US$ 777.444 y el pago se habría hecho por transferencia bancaria. 

Pero eso no es todo, ya que ni siquiera existe la seguridad de que la carga arribó realmente a la isla del Caribe y en cambio habría quedado en Venezuela, además de que en la cuenta de Tabesa en el Banco Nacional de Fomento (BNF) se recibieron en total por esta operación US$ 1.202.045, es decir una diferencia de US$ 424.601 con respecto a la declarado ante la aduana nacional. La cuenta de Tabesa en el BNF fue clausurada el 5 de julio, mientras que las transferencias habían sido recibidas el 27 de mayo y el 3 de junio.

De hecho, a las sospechas de financiación del terrorismo se agrega la posibilidad de haber incurrido aquí en algún tipo de ilícito tributario y también documental, según los funcionarios del Gobierno.

 

Culpan a Marito

Tanto el abogado de HC, Pedro Ovelar, como el candidato presidencial de Honor Colorado, Santi Peña, culparon directamente a Marito Abdo de la acusación contra Horacio por el caso del avión iraní, con motivo de una “persecución política”, olvidando que es la Fiscalía la que debe ponerse a trabajar para esclarecer las múltiples denuncias que pesan sobre el Patrón.

Para Peña, en declaraciones al medio digital Infobae, “es muy claro que de nuestro lado no hay ninguna vinculación con el avión iraní ni con los tripulantes, y lo que nosotros le pedimos siempre al gobierno es que explique cómo el avión aterrizó en Paraguay y la tripulación, que en principio iba a estar al menos unas horas, se quedó finalmente tres días. Hasta ahora no sabemos qué hicieron, ni con quién se reunieron. Todavía hay muchas preguntas por responder, pero esas respuestas las tiene que dar principalmente el gobierno de Mario Abdo”.

Pero las preguntas sin responder ahora parece que quedan en la esfera de la Fiscalía, a pesar que también Santi Peña adujo que más nunca el narcotráfico actuó a sus anchas en la era de Marito. Sin embargo, resulta notorio en el caso del avión iraní que embarcó tabaco de HC, que llegó el turno del Ministerio Público de investigar y llegar a conclusiones sólidas si el contrabando de cigarrillos podría estar financiando no sólo a los narcos, sino también a los terroristas.

Facebook Comentarios

Compartir