Dupla Velázquez-Vaesken se alza contra imposición de HC

327
Hugo Velázquez y Roberto González Vaesken pugnarían por la chapa colorada en 2023, trascendió en una reunión con los gobernadores colorados.

Escribe: Luis Alen.

 

La dupla presidencial de la ANR para el 2023 deberá surgir de una peleada interna con la chapa que desea imponer HC. Para ello, el vicepresidente Hugo Velázquez optó por darle a su candidatura un perfil dialoguista con las bases y con la sociedad, tras conocerse que el gobernador Roberto González Vaesken podría ser su compañero de fórmula.

 

Los gobernadores colorados prácticamente cerraron filas alrededor de la posible dupla oficialista Hugo Velázquez-Roberto González Vaesken, para las internas presidenciales de finales del año próximo, con lo que se da casi por descontado que ambos serían quienes diriman contra la anunciada propuesta de HC, la fórmula Santi Peña-Pedro Alliana.

No fue casualidad que la “doble V” de la victoria (Velázquez-Vaesken) de la ANR para el 2023 fuera lanzada el fin de semana pasado en Misiones, con la presencia de la mayoría de los gobernadores del partido de gobierno, ya que era el momento y el lugar apropiados, cuando el vicepresidente estaba en ejercicio de la jefatura del Estado (con Marito Abdo ausente del país por motivos familiares), con los vientos de la pandemia más favorables tras la llegada el viernes pasado del millón de vacunas donadas por Estados Unidos y recibidas por el mismo Velázquez, además del significado altamente político de una reunión con mucho impacto mediático a través de las redes sociales, de tal forma que el cartismo esté avisado de lo que se le viene encima.

Por Misiones también estaba de gira Santi Peña, en el marco de la campaña ya lanzada por la Lista 1, lo que da la pauta que en el cartismo tienen la intención de aprovechar las municipales con el objetivo de no dejar resquicio para el avance entre las bases de la nueva fórmula oficialista liderada por Hugo Velázquez, quien de todos modos conoce muy bien los tejes y manejes de la maquinaria proselitista de la ANR, dada su experiencia como anterior presidente de seccional en Lambaré, antes de ser fiscal general adjunto, además de haber realizado campaña con su propio movimiento en las internas del 20 de junio, logrando interesantes resultados en varias localidades, principalmente en el departamento Central.

La posible dupla con el gobernador del Alto Paraná, Roberto González Vaesken, habla de la voluntad del vicepresidente de unir y retomar fuerzas primero dentro del mismo Añetete abdista, que ha venido sufriendo por la notable merma en el liderazgo de Marito, por un lado, y por la necesidad de proponer respuestas al resto de la sociedad sobre los acuciantes problemas sociales agigantados por la pandemia.

González Vaesken fue de los primeros funcionarios de alto nivel que a mediados de 2019, incluso antes del famoso caso del acta secreta de Itaipú, le sacara en cara a Abdo el no cumplir con la gente de tierra adentro acerca de la promesa electoral de la descentralización en la toma de decisiones y en el presupuesto destinado a los programas encarados a nivel de asistencia concreta por parte de las gobernaciones de los departamentos, lo que luego se vio claramente como un gran déficit del gobierno abdista ya en pleno apogeo de la crisis sanitaria por el virus pandémico del covid-19.

El gobernador del Alto Paraná se alejó después de Añetete y formó su propio movimiento, Renovación y Unidad Colorada (RUC), como señal inequívoca de un liderazgo emergente regional y nacional, a tal punto que Vaesken también dio el campanazo alertando que el pacto de impunidad cicatrizante abdo-cartista tenía todas las características de lo mismo de siempre, es decir con el signo de la orden superior desde la capital al interior, tildando la maniobra como factor de fracaso en la gestión de gobierno, así como una muestra de lo que no hay que hacer en materia de política partidaria, por lo que rechazó rotundamente cualquier forma de imposición proveniente de HC.

 

La diferencia con HC

El liderazgo “dialogado” de Hugo Velázquez junto a la escucha de las inquietudes ciudadanas procedentes del interior del país planteada por Roberto González Vaesken, representan la esencia de la propuesta oficialista a los electores de la ANR para las internas con miras a las generales de 2023. Es además la gran diferencia con el “unicato” cartista, porque sabido es que en el círculo áulico del poder de HC sólo se hace lo que dice el Patrón.

La movida oficialista se consolidó tras el control del Senado por el abdismo en alianza con una parte de la oposición, lo que lleva a concluir que para Horacio Cartes el no haber logrado copar la Cámara Alta no sólo le inhibe cualquier presión para un juicio político o pedido de renuncia contra Marito o Velázquez, sino que implica directamente un mensaje claro acerca de que su influencia sobre el Poder Judicial podría ir mermando en la medida en que se vaya consolidando el proyecto velazquista.

Pero la prueba de fuego para Velázquez y su definitiva consolidación como posible candidato a la presidencia por la ANR, vendrá de la postura que vaya adoptando para poner de nuevo a la fiscalía en sintonía con Estados Unidos en la lucha contra los tráficos, el contrabando, el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, especialmente en la Triple Frontera.

No basta para las agencias norteamericanas decir que se mantendrán las relaciones estrechas con la potencia hegemónica y con Taiwán, sino que hay que ver qué caminos concretos se toman, tanto en el Ministerio Público como entre los jueces y la misma Corte Suprema, para sancionar a los traficantes, contrabandistas, los funcionarios corruptos que los apañan y a los lavadores de dinero, que constituyen los financistas de los grupos del crimen organizado.

La diferencia con Cartes también se deberá marcar, por parte de Velázquez, en el terreno bastante movedizo de la apremiante crisis económica y social, por la importancia de ir armando un amplio consenso en la sociedad sobre las reformas que resultan impostergables en el Estado, como en el caso de los impuestos, la seguridad social y la asistencia a los pobres, junto a la recuperación total de la soberanía sobre la producción que le corresponde al Paraguay en las represas de Itaipú y Yacyretá.

Por si esto fuera poco aún, la gran diferencia con el cartismo también radica en que el “nuevo rumbo” de HC tiende a presentarse como la única alternativa segura para la defensa de los valores tradicionales de la convivencia, mientras que la construcción de una sociedad solidaria y justa pasa necesariamente por el diálogo y el consenso de las distintas fuerzas políticas tendientes al protagonismo de los planes que saquen al país del atraso y la pobreza.

 

La oposición es la incógnita

Tal vez a la oposición le convenga más una fórmula cartista en representación de la ANR en 2023, dado que así el lema “Paraguay sin mafias” enarbolado por Efraín Alegre (PLRA) le facilitaría a éste pugnar con mayores posibilidades ante la dupla digitada Peña-Alliana.

En cambio, una dupla dialoguista como la planteada eventualmente por Velázquez-Vaesken obligará a la oposición a proponer un cambio cualitativo en todos los órdenes de la vida nacional, comenzando por los propios partidos opositores, cuya dirigencia suele ser tan corrupta como la de la ANR cuando acceden a cargos en el Estado o en los municipios, salvo honrosas excepciones.

En las municipales se empezará a ver cómo se plantea el futuro opositor para el 2023, tomando lo que sucede en las principales ciudades del país. En Ciudad del Este y en Encarnación, pugnarán las alianzas electorales para frenar la intentona de la ANR de volver al poder municipal, mientras en Asunción ni siquiera existe el mecanismo para intentar la unidad opositora, lo que muestra un peligroso descuido de cara a lo que pueda acontecer a nivel país en las generales, ya que si finalmente en la capital cada uno va por su lado, es muy difícil que se pueda derrotar a la propuesta colorado-cartista para confirmar en el cargo al intendente con permiso, Óscar “Nenecho” Rodríguez.

Ni siquiera el aporte de los colorados descontentos con el resultado de su interna podrá sumar eventualmente votos en el caso de varios candidatos opositores que renunciaron a formar un frente amplio, lo que revela hasta qué punto la oposición es cortísima de miras si sólo aspira a bancas en las juntas municipales, como también a nivel nacional a calentar las sillas parlamentarias en una notoria ineptitud para aportar soluciones a los grandes problemas nacionales, sociales y comunales.

Facebook Comentarios

Compartir